El punto y aparte de un país

         Para muchos chavistas lo ocurrido estos días en Venezuela es un disparo directo al corazón contra su propia patria, ya que la gran mayoría del pueblo quiere derrocar a Maduro de su cargo político, que hace seis años le regaló su predecesor Hugo Chávez.  El ex-dictador fue mundialmente conocido por la gran disputa que mantuvo contra su  Majestad El Rey Don Juan Carlos I de España el cual le dijo sin reparo alguno “¿por qué  no te callas?”, con lo que rompió todo protocolo y que además dejó sin aliento a toda  la Cumbre Iberoamericana en 2007. El señor Maduro se encuentra atrapado en su propio agujero negro, puesto que una nueva estrella brilla con más fuerza y juventud en el firmamento político, Don Juan Guaidó. Son muchos los países que apoyan y reconocen al presidente elegido por la Asamblea  Constitucional como el verdadero mandatario del territorio venezolano, en cambio los  partidarios del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) ven a estos territorios como los enemigos del pueblo y los causantes de sus penurias. Estas posverdades han sido infundadas por el mismísimo opresor que es como lo califican muchas personas, entre ellos el cantante español Miguel Bosé, quien lo nombró así públicamente por la red social Twitter el pasado 23 de Febrero; pero eso no es todo, el cantante no tuvo pelos en la lengua en maldecirlo diciéndole “que dios te maldiga y te fulmine” y llamarlo “pedazo de malnacido, narco, dictador, ignorante”, entre otros muchos más calificativos despectivos hacia su persona. El medio de comunicación británico BBC (British Broadcasting Corporation) realizó el 15 de febrero una entrevista agresiva y directa, ya que la periodista no le dio ni un segundo de tregua a Maduro quien se contradecía así mismo y mostraba un tono irritado durante todo el transcurso de la misma, hasta el punto de mandarle un mensaje directo a la par que desesperado a todo aquel que intentase cruzar la frontera: “si intentan entrar a Venezuela con ayuda humanitaria se abrirá fuego contra ellos y contra la carga”, que es exactamente lo que ha pasado el domingo 24, cuando unos camiones con ayuda procedente de Colombia y donados por los EEUU se dirigían hacia el puente Simón Bolívar donde como ya dijo Maduro abrirían fuego, y tristemente así fue. La ayuda fue quemada y hubo centenares de heridos según el periódico El Mundo. Me parece indignante que en pleno siglo XXI sigamos con estos regímenes dictatoriales. Esperemos que la tensión en Venezuela vaya remitiendo poco a poco y los gritos de dolor, de hambre y de desesperación del pueblo surjan efecto y consigan romper la burbuja de cristal en la que se encuentra el señor Maduro.

Daniela María Rodríguez (1º Bachillerato)