Caminos difíciles

¿Alguna vez has dudado de tus habilidades? Los adolescentes estamos en una etapa de nuestra vida que, a pesar de que nuestro interés está en disfrutar, existe un temor a no ser capaces de alcanzar nuestras metas. Los errores del pasado pueden influir en que los adolescentes nos sintamos incapaces de llegar a nuestros objetivos fundamentales por las críticas, las situaciones sufridas y muchos obstáculos. Somos nosotros mismos los que nos paramos los pies por ese miedo que nos perturba, el miedo a que nos juzguen por acciones pasadas. Cuesta cambiar para que por fin vean que nos estamos esforzando en conseguirlo pero… ¿acaso piensan que es tan fácil seguir adelante con el miedo que tenemos? Creo que no saben lo que se puede sentir a no ser que lo hayas vivido. Yo siento que la opinión social es como una apisonadora que no me permite levantar cabeza ni dejar atrás el pasado. Día tras día se hace más complicado el seguir adelante. Rehacerse una imagen nueva, sin saber cómo dejar la vieja atrás, no es sencillo. ¿Y si me esfuerzo y no sirve para nada? ¿Por qué todavía ven en mi a la misma persona? ¿Valdrá la pena intentarlo? El miedo nos impide dar el paso definitivo para superarnos a nosotros mismos; nos gustaría intentarlo, hacerlo, pero nuestro miedo nos paraliza por los prejuicios que los demás tienen de nosotros y que nosotros mismos tenemos. ¿Algún día llegaremos a superarlo? Me gustaría decir que sí pero no lo sé. Lo único que sé es que me aterra decepcionar a las personas que luchan por mí, las que creen en mí. Es complicado seguir con tus objetivos sin ver el fin, aunque a otras personas les resulte fácil el camino. Me pregunto si vale la pena seguir intentándolo.

Gisela Ortega ( 1º Bachillerato)