El negro

         Medio siglo después de la muerte de Martin Luther King, el mundo sigue sumergido en discursos de discriminación hacia la población negra. Es evidente que hubo una evolución en lo que se refiere a los derechos civiles de forma que la población negra  pudiera ser escuchada lo que antes eran inalcanzable. Pero eso esta muy lejos de representar una superación definitiva del racismo en nuestra sociedad. Un ejemplo claro es el enfrentamiento de supremacistas blancos y militares del movimiento negro en Charlottesville, en el estado de Virginia hace 2 años. Aunque hubo diversos heridos y una persona muerta, en algún momento Donald Trump condenó a los supremacistas y como tapadera usó la típica disculpa de que hubo violencia de las dos partes. Otro ejemplo es el video el que se muestra a una señora que claramente se cree muy española, amenazando a una dependiente que, desde a su punto de vista, es muy inmigrante o  hasta la vergonzosa grabación de un hombre que supuestamente empujó a una persona en el tren por ser poco español. Es como la lucha por los derechos de las mujeres. La discriminación no es solo un problema individual de cada mujer, sino que es un problema de toda la sociedad. Si bien se trata como un asunto exclusivamente femenino, la emancipación no avanza. El pasado septiembre de 2016, la muerte de dos hombres negros desarmados en los Estados de Oklahoma y Carolina del norte causó revueltas en los Estados Unidos. Estos son los ejemplos de una sucesión de casos que vienen pasando y que mantiene la preocupación sobre la existencia de racismo institucional entre las fuerzas de seguridad de los Estados Unidos. El tema se debate cada vez más en el país. ¿El enfoque policial es diferente debido al color de la piel de una persona? Casos como estos inspiraron la creación del movimiento Black Lives Matter que lucha contra la violencia policial contra los negros y por los derechos humanos de la comunidad negra.  Según los activistas, el racismo es todavía un drama diario junto con los abusos de autoridad en el país en relación a los ciudadanos negros. Los ejemplos son muchos, tales como el uso excesivo de la fuerza bruta o los casos de hombres negros que son detenidos ilegalmente por la policía por tener un faro roto del coche, o los niños negros que se acercan jugando con las armas de juguete. El 2019 puede ser el año del racismo o puede ser el año en el que la nacionalidad deje de criticar los valores de una cultura, piel o vestimenta y dé valor a lo único que nos une a todos: ser personas. Depende de nosotros, depende de ti.

Maísa Ramos (1º Bachillerato)