El planeta se marchita

         En estos últimos años hemos notado como el planeta ha ido cambiando a peor, principalmente porque no lo cuidamos lo suficiente, al contrario, lo dañamos arrojando basura al mar. Sin ir más lejos, el otro día en la playa me encontré trozos de cristal de botellas y me paré atentamente a observar mi alrededor y vi el humo de las fábricas y de los coches. ¿Qué está pasando, lo podemos remediar? Puede que cada vez que escuches “calentamiento global, desprendimiento de tierras y glaciares” te suene a ficción pero, no amigo, esta es la realidad. Seguramente pensarás que faltan muchos años para que las consecuencias sean visibles, pero al paso que vamos, no creo, más bien nos queda muy poco tiempo para actuar. La tierra está protegida por la atmósfera, que atrapa algunos rayos que desprende el sol y los mantiene dentro del planeta para conservar su temperatura y que ésta no baje provocando el efecto invernadero. Por el exceso de calor de hoy en día los polos se están derritiendo, y, en consecuencia, el nivel de mar está subiendo y podríamos quedarnos sin territorios cercanos al mar. Puedes seguir engañándote y seguir pensando que aún hay tiempo para cambiar y no, no es cierto, tenemos que empezar a actuar ya. Esto es lo mínimo que puedes hacer para intentar cambiar el porcentaje de contaminación: usar bombillas de bajo consumo, apagar los aparatos electrónicos si no los usas, usar coches eléctricos, caminar o ir en bicicleta, plantar un árbol, reciclar… Tenemos que cambiar nuestra manera de pensar y empezar a actuar ya contra todo esto, porque si no, ya se están despidiendo del planeta tal y como lo conocen hoy en día.

Daniela Nchama Ada (1º de Bachillerato)