Guerreras

         Desde mi punto de vista, las mujeres han sido y son  infravaloradas por el deporte ya que no cobran lo mismo que los hombre y tampoco tienen ese protagonismo que le damos al deporte masculino. Y no es porque no puedan practicarlo con normalidad, sino que no se le da el mismo protagonismo. La situación de la mujer en el deporte actualmente está cambiando poco a poco, aunque todavía no se da la misma importancia a un éxito conseguido por un equipo femenino que por uno masculino.

         Las mujeres tuvieron que conseguir múltiples victorias y medallas para empezar a ser conocidas tanto por los medios de comunicación como por la sociedad en general. En muchas deportes, la mujer tuvo y tiene que soportar adjetivos descalificadores por practicar deportes que son considerados sólo  para los hombres por su fuerza y dureza como, por ejemplo, el fútbol y el rugby. Con el paso del tiempo, hemos podido hacer que la discriminación de la mujer en el deporte cada vez se reduzca un poco, pero todavía sigue habiendo casos y lo  peor es que hay situaciones de violencia de género. Por violencia de género no sólo nos referimos a abusos físicos, también a maltrato psicológico y a que muchas mujeres y niñas tengan que llevar en los entrenamientos sus cuerpos a unos niveles inhumanos. Desde la infancia, una mujer que se quiera dedicar al deporte a simple vista tiene las mismas posibilidades que un hombre.

         Una mujer tiene que aceptar las críticas de la sociedad en la que vive por practicar un deporte que básicamente  es practicado por hombres. Esto no quiere decir que no pase con los hombres sino que con las mujeres estos casos son más numerosos, están más señalados y se les da más importancia. en cuanto a la discriminación cada vez hay menos; nos encontramos con casos de abuso físico y maltrato psicológico, y suelen ser de hombres incluso hasta sus entrenadores. Un ejemplo de discriminación hace poco fue en el voley playa en el que hubo un gran debate por la vestimenta de las mujeres en el momento de practicar el deporte. Este ejemplo es uno más en el que el cuerpo de las mujeres en el deporte parece aumentar el espectáculo.

         La conclusión final a la que llegamos sobre las mujeres en el deporte es que se consideraba que las mujeres  no reunían las condiciones necesarias para practicar un deporte  que realizan los hombres. Esto pasa porque desde la infancia nos quieren transmitir que el fútbol es solo para niños y la gimnasia para niñas cuando eso es mentira los dos deportes son para niños y niñas. Las medidas que se deberían tomar es que le dejen de dar tanto protagonismo al deporte masculino y dejen de infravalorar al deporte femenino que tienen el mismo derecho que los demás.

Leivan Maroto (1º Bachillertato)