La disciplina abusiva_Curso2021/2022

En el periódico El País, la periodista Lorena G. Vega hace una crítica a las familias que castigan a sus hijos y los escarmienta. Afirma que la sociedad sigue utilizando el castigo, sobre todo en contextos donde se educa a niños y adolescentes. Sin embargo, el castigo no va a hacer que mejore el comportamiento del niño o la niña. La periodista expone que hay otras maneras de educar como por ejemplo, dejar claro los límites reconociendo lo que se puede hacer y lo que no.


Por una parte, diversos especialistas en psicología explican que los castigos son poco educativos y que pueden provocar consecuencias negativas como dañar la autoestima del niño causando estrés, tensión e incluso agresividad. Por otro lado, hay familias que piensan que un cachetón a tiempo puede evitar que el infante no vuelva a cometer la misma acción y prevenir que en un futuro desarrolle malas conductas.


Es cierto que en el pasado el castigo fue utilizado como la única herramienta educativa que ayudaba a las madres y padres a controlar o detener el comportamiento inadecuado de su hijo o hija, como dice el refrán “La letra con sangre entra”; no obstante, en la actualidad se ha demostrado a través de la disciplina positiva que puede producir desagradables secuelas en la niñez.


Las medidas punitivas no siempre son necesarias, la educación ofrece un amplio abanico de acciones basadas en el respeto mutuo y en la responsabilidad que permiten hacer crecer al niño en un ambiente de disciplina pero a su vez de amor.


Valeria Pérez

09/05/2022

El Digital del Atlántico

3 Hay muchos likes 😎