La fealdad de la belleza actual_Curso 2021/2022

Todos buscamos alcanzar la belleza, es algo que no es negativo y es totalmente natural, pero esto puede traer una serie de problemas bastante serios.


Hoy en día existe un número bastante alarmante de personas que sufren trastornos alimenticios, y no solo eso, sino
que cada vez va a más. Según una revista estadounidense de nutrición clínica, 70 millones de personas vivían con trastornos alimenticios en 2019, una cifra bastante elevada; pero además, según el diario digital argentino Infobae, estos tipos de casos son más comunes en mujeres que en hombres ya que un 54,3% de ellas en todo el mundo sufren algún tipo de estas enfermedades mientras que los hombres constituyen un 38,6%. Y además, también se produce esta situación en jóvenes de entre 17 y 23 años, así que resumiendo, más de la mitad de la población mundial padece de alguno de estos trastornos alimenticios. No olvidemos que estamos hablando únicamente de personas que padecen de los TCA (Trastorno de Conducta Alimentaria), pero ¿y hay de las muertes? Según una Asociación de Aragón contra los TCA , existe en esta comunidad un 6% de muertes producidas por estos trastornos. Y, aunque parezca un porcentaje bajo, estamos solo de dentro de Aragón; si hablamos en el mundo un 10% de toda la población que
padece un TCA termina falleciendo. Yo creo que toda esta desgracia viene de la obsesión, es decir, de la necesidad que tenemos por seguir un canon de belleza específico, cuando esto es totalmente inútil si lo que buscamos es la felicidad. En nuestra sociedad las mujeres tienen que seguir el 90-60-90, tienen que tener los ojos grandes, la nariz pequeña, los labios gruesos, la piel bronceada y el vientre liso; los hombres tienen que ser delgados pero musculosos y con la mínima grasa corporal. Al final todo esto solo nos acarrea desgracias como, por ejemplo, si una chica es más gordita de lo establecido, ya se siente mal porque la sociedad no la aprueba como bella; o si un hombre presenta algo más de
grasa, ya no se le considera atractivo, cuando la belleza es uno de los conceptos más subjetivos que hay. Muchos hombres en verano no van a la playa por vergüenza a que le vean sin camiseta o muchas mujeres no se quitan sus
sudaderas o chaquetas aunque haga calor porque piensan que tienen un cuerpo feo o que están gordas.


También he de destacar que por un lado el canon de belleza nos ayuda, ya que nos motiva a hacer ejercicio, a comer sano y a mantenernos en forma para conseguir un buen cuerpo Pero ¿a qué precio? A que millones de personas mueran por trastornos como la bulimia o la anorexia ¿Y qué hay de las personas que tienen rasgos que no están bien vistos por la sociedad y que no se pueden cambiar comiendo sano o haciendo ejercicio como por ejemplo las chicas con el pelo liso o los ojos pequeños o la nariz grande? Pues tienen dos opciones en el siglo que vivimos: gastarse un pastón para operarse y correr el riesgo de quedarse aún peor o estar condenadas a cada vez que se miren al
espejo se sientan horribles y tristes durante toda sus vidas.


En conclusión, desde mi punto de vista hay que cuidarse y hacer ejercicio pero tenemos que dejar de obsesionarnos tanto con el canon de belleza, ya que esto solo nos trae incomodidades e infelicidad.

Aray Mendoza

17/03/2022

El Digital del Atlántico

14 Hay muchos likes 😎