Néstor de la Torre: Un enamorado de la mitología clásica

EL JUICIO DE PARíS INSPIRA SU EPITALAMIO

No nos cabe ninguna duda de que el famoso mito del Juicio de Paris, el Rapto de Helena o La Guerra de Troya, fue la fuente de inspiración en la que el pintor canario se documentó para la elaboración de este bello cuadro.

En primer lugar, el propio tema del cuadro, la boda del pintor (el subtítulo de la obra fue “Las Bodas del Príncipe Néstor”), toma como referencia el comienzo de este renombrado mito. Efectivamente, la boda de los padres de Aquiles, Tetis y Peleo, fue la que abrió este relato.

Si observamos la parte central e inferior de su creación artística, vemos una manzana estratégicamente colocada y no de forma casual, en este destacado lugar. ¡Qué curioso que el pintor dé un lugar tan crucial a esta manzana que fue también la que la malvada diosa Erinia, despechada y enfadada por no haber sido invitada a la boda citada anteriormente, lanzara con aquella peculiar palabra griega (KALÍSTATA: “PARA LA MÁS HERMOSA”) que desencadenó una terrible reyerta en el Olimpo, enervando la tranquilidad característica  del Reino de los dioses!

Epitalamio (1909)

Otro elemento que contribuye a que hagamos esta comparativa de la pieza con el mito, es el hecho de que el artista canario eligiese en número de tres a los jóvenes representados en el cuadro. Otra vez debemos recurrir al mito clásico para saber que esta elección no fue arbitraria: fueron tres las diosas que finalmente optaron al premio que conllevaba la manzana dorada lanzada por la malvada diosa de la Discordia. Atenea, Hera y Afrodita fueron las diosas elegidas por los asistentes al mitológico enlace. Es evidente que este dato quiso ser rememorado por Néstor de La Torre en su “Epitalamio”.

Para finalizar, no nos resta más que concluir que los mitos clásicos son una fuente inagotable de inspiración de los artistas, que se nutren de ella para la creación de sus obras.

¡QUE VIVA POR SIEMPRE LA MITOLOGÍA CLÁSICA!

Artículo elaborado por los alumnos de Primero de Bachillerato de Humanidades de Latín I y Griego I.