Qué hacer con un esqueleto en clase y otras anécdotas.

Lavar la taza de la profe
Enamorar a la Sirenita
Dar la vuelta al mundo
Rodearse de amigos
A llorar a la llorería
¡Pienso, luego existo!
¿Adivina que tengo en mente?