Un paso atrás ante el progreso 2021

La bicicleta es una forma de librarnos del estrés diario y, al mismo tiempo, de hacer deporte. También nos ayuda a divertirnos, pero hay quien no lo ve como una diversión sino como una amenaza, ya que hay quien coloca trampas ya sea para ahuyentar a ciclistas o bien para cazarlos.

Las bicicletas tienen diversos beneficios, como ayudarnos a dormir mejor: por increíble que parezca al pedalear, nos sentimos relajados y a gusto con nosotros mismos. Además, según el Profesor Jim Horne, de Loughborough University’s Sleep Research Centre, al montar en bici, recibimos luz solar, que ayuda a regular nuestro ritmo biológico y reduce los niveles de cortisol, una hormona liberada por el estrés, promoviendo, de este modo, un sueño profundo y regenerativo. Otra de sus ventajas es el ahorro económico que ésta supone, ya que, por lo general, una persona suele llevar acabo su vida diaria en un radio reducido, por lo que si comparamos el mantenimiento de un coche o moto incluyendo el seguro, las tasas, la revisiones de taller entre otros, nos sale más barato tener una bicicleta.

Aunque, ciertamente, en muchos accidentes se ven implicados un automovilista y un ciclista porque el primero no vio al segundo, también es verdad que existe un problema de señalización, de falta de carriles exclusivos para bicicletas o simplemente de conductores temerarios.

En conclusión, debemos favorecer el uso seguro de la bicicleta y condenar aquellas actuaciones que se realicen para arriesgar una vida humana, sobre todo, por diversión.

Kilian Santana Delgado

Digital del Atlántico

14 de noviembre de 2021

Departamento de Lengua Castellana y Literatura

769 Hay muchos likes 😎